OFICINA_1

Equipo EDSE Inventiva

En el año 2000 nacieron decenas de sistemas diferentes de bicicletas públicas. Pero ninguno desarrolló una bicicleta desde cero. Una bicicleta industrial. Se adaptaron bicis fabricadas en países asiáticos, basadas en la actividad deportiva y no en un uso intensivo. “La trayectoria y experiencia de EDSE INVENTIVA en el sector de la bicicleta, dio paso a un nuevo concepto: La bicicleta industrial”.

Son varias organizaciones, Instituciones y Asociaciones las que han galardonado Urbikes® con el reconocimiento de una propuesta innovadora y de diseño, que impulsa la sostenibilidad y fomenta el uso de la bicicleta. Pero, ¿quiénes son estos chicos de EDSE que compiten con multinacionales? Son Jóvenes artistas y profesionales, creadores, rebeldes, inconformistas, incansables y luchadores.

Todo se podía haber perdido hace unos años, en 2005 en un bar de Rubí, muy cerca de Barcelona. A finales de junio, con una cerveza en la mano y una lluvia de ideas que normalmente se pierden, empezamos a imaginar un sinfín de sensaciones a través de un nuevo concepto de bicicleta. Fue una inspiración. La idea quedó olvidada durante el tiempo que tardó en acabarse la cerveza, pero en cambio no desapareció. La filosofía de producto era tan contagiosa que no se dejaban de imaginar cómo se podían transformar nuestras ciudades.

Tres años después, todavía nos preguntamos cómo, sin quererlo, todo estaba hecho: colores, ideas y líneas. Dibujos. Números que acotaban unas dimensiones. Mecanismos que permitían imaginar el funcionamiento de aquella maquinaria.

Teníamos ante nuestros ojos una idea que podía revolucionar las ciudades. Nos dábamos cuenta del verdadero cambio social que podíamos aportar y la felicidad, pedaleando, que podíamos llegar a transmitir.

Llegaron las primeras pruebas. Un tubo soldado por piezas. Parecía fácil. Pero detrás de esa simplicidad aparente del cuadro, se ocultaba una gran complejidad. Se había calculado la curva perfecta para soportar el peso y la fatiga con la mínima expresión. También se hizo una primera estimación de los espesores del tubo, los tirantes que lo sujetaban y, al mismo  tiempo, se definió el material; una estructura de hierro pesada que ayudaría a dar solidez con el fin de evitar el vandalismo urbano. Sólo faltaba complementar esa estructura con los componentes ideales para seguir con esta línea de simplicidad, robustez, funcionalidad y bajo mantenimiento.

Se buscó una transmisión que eliminara todas las dificultades que supone la cadena convencional; engrasar, ajustar, evitar los saltos al cambiar de marchas… Así pues, se integró el cardán y el freno a contra pedal, aportando también una solución para el mantenimiento y el vandalismo de los frenos convencionales que, habitualmente, vemos colocados en la maneta del manillar.

URBIKES_1

Detalle de la transmisión. Bicicleta Urbikes

La adaptación de la bicicleta, para un público amplio, debía permitir ajustar las diferentes tallas a un modelo único, proporcionando una bicicleta para todos. Un elemento regulable, hecho a medida de cada uno.

Una silla de oficina fue el referente para poder definir la función y las características del sillín de la Urbikes®. Sí, entre la lluvia de ideas surgió esta peculiar silla que permitía ajustar la altura de la bici.

Desmontando sillas de oficina se encontraban respuestas a las dudas planteadas durante el proceso de diseño y aportar alternativas a los elementos de una bicicleta convencional.

Sistema de regulación de  altura del sillín. Urbikes

Sistema de regulación de altura del sillín. Urbikes

Se acabaron de integrar los componentes teniendo en cuenta la ergonomía y la proporcionalidad. Todo formaba parte de un proceso de creación donde, paralelamente, iban surgiendo varias ideas y se iban consolidando los conceptos, retos e ilusiones. Un paso más adelante. Haciendo investigación, observando, analizando y teniendo siempre la mirada a punto para no dejar escapar ningún detalle.

Las ruedas eran uno de los principales inconvenientes. Se pinchaban con facilidad. Aunque en las primeras pruebas se colocaron y reaprovecharon ruedas de una bicicleta convencional, había que encontrar una solución. Se planteaba un modo de inyectar un material sólido en el interior de las ruedas para sustituir el aire y ofrecer una alternativa que ahorrara el gran coste de mantenimiento en las bicis públicas.

Así es como Urbikes® tomaba forma, hasta convertirse en la primera bicicleta industrial.

En ese último modelo, se podía observar su esencia. Todas las ideas, los conceptos, las alternativas que se habían proyectado, los inventos. Todo quedaba inmerso bajo aquella Urbikes®. Una bicicleta especial, única por su diseño, con un mensaje de libertad, cambio y evolución; “Urbikes® no son tan sólo dos ruedas. Pedalear una de estas bicicletas significa también provocar al sistema, un elemento de protesta, inconformismo e independencia.”

La evolución de la bicicleta continuaba. Se mejoró el peso del producto a través de una estructura de aluminio, se reforzó el cuadro y se incorporaron nuevas tecnologías, apostando por un medio de transporte eléctrico y un sistema integrado de manera inteligente en las ciudades.

URBIKES_5

A finales de marzo del 2013, Copenhague elegía las Urbikes® entre otros 30 modelos de todo el mundo para su sistema de bicicleta pública. La falta de financiación nos llevó a tomar la decisión estratégica de vender la licencia, sin perder la patente de nuestra bicicleta. Quizá tuvo un papel importante nuestra manera de pensar y actuar. Una lucha constante por defender nuestra filosofía, valores, una manera de hacer las cosas; con respeto, perseverancia, creyendo en proveedores y colaboradores y apostando por una producción y fabricación local. Puede que esta manera de actuar, pensando en la colectividad de la sociedad, un beneficio al que llamamos “Beneficio común”, nos cierre las puertas o nos limite la financiación de nuestro proyecto.  Pero seguiremos innovando y ofreciendo soluciones con conciencia social.

Porque no sabemos hacerlo de otra manera que no sea dando sentido a todo lo que creamos: ¿Qué hacer?, ¿Cómo lo hacemos? y ¿Dónde podemos hacerlo? Una reflexión sobre nuestros principios, una afirmación de que nos gustaría cambiar cosas. Renunciar a especuladores y oportunistas nos pone en desventaja en un mundo salvaje que destruye cualquier iniciativa que no genere volumen económico. Quizá para ello, buscamos que nuestro barómetro de valores esté equilibrado entre economía, ecología y aporte social.

Y seguimos convencidos de que éste es el camino, cuando después de más de ocho años innovando, aparecen nuevas oportunidades para llenar las calles de bicicletas.

Sí, seguimos aquí. Y sabemos que es el momento de conseguir nuevos retos. Retos que pasan por proponer y apostar en nuevos sistemas a través de la movilidad eléctrica en las ciudades, sin cansarnos ni un segundo de compartir y contagiar nuestra ilusión día a día. Ese espíritu, filosofía o valores que nos mantienen vivos.

URBIKES_3

EDSE_LOGO_1            twitter

De la idea a la conciencia social
¿Que puntuación le darás a nuestros amigo de EDSE Inventiva?
0Nota Final
Puntaje De Lectores: (2 Votos)
8.6

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.