Autora: Sophie Choukroun

Autora: Sophie Choukroun

Proveniente de oficinas técnicas para la construcción, decide dar un paso hacia el diseño industrial ingresando en la Escuela Politecnica de la Universidad de Málaga, fusionando así dos mundos. Consigue aunar una pasión común y la desarrolla en su proyecto final de carrera, haciendo un remix de arquitectura e ingeniería. Enamorada de la fabricación y los nuevos materiales, la autora opina que nada de esto sirve si no se pone al servicio del usuario, pensando por y para él cada uno de los pasos que comportan la realización de cualquier proyecto, es por ello que cree necesario y básico el I+D+i, al que está altamente ligado esta profesión. De esta manera vuelca su energía en disciplinas tan dispares como la biomecánica, la ecoconstrucción o los nuevos materiales, pensando que jamás habrá un STOP en el continuo aprendizaje que ofrece el diseño industrial en su amplio abanico de posibilidades.

Diseño y calidad de vida afronta la gran necesidad de cubrir un mercado incipiente y altamente social que precisa del ingenio, la creatividad y el diseño tanto como de la más alta tecnología, hablamos de un mercado para personas con discapacidad física, productos diseñados para facilitar el día a día de aquellos que tienen una movilidad reducida. Estudiaremos algunos de los productos pioneros y en cómo el diseño forma gran parte de ellos.

sophieeHoy en día hay una gran variedad de productos especializados para todo tipo de usuarios, desde utensilios para alcanzar una lata de la estantería más alta en el supermercado, hasta brazos robóticos, pasando por las prótesis de Pistorius. La cuestión es que, en mayor o menor medida, todos ellos están ahí para facilitar la vida de quien los usa, ya sea de manera temporal o permanente. Evidentemente no se tienen las mismas necesidades cuando alguien se fractura una pierna que cuando se sufre parálisis, pero la finalidad de todos estos instrumentos y artilugios es mejorar la calidad de vida de quien lo sufre, y mitigar la posible dificultad de no vivir una vida como la que la mayoría entiende por “normal”, refiriéndose a tener la misma facilidad o igualdad de desenvolverse en un entorno especifico. Es necesario y prácticamente un derecho que quien lo desee pueda optar a ello, ya que quien es ciego necesita unos ojos, quien sufre distrofia muscular necesita movilidad, quien sufre una amputación necesita un miembro, quien no puede andar necesita unas piernas; todo esto puede sonar duro o difícil, pero gracias al diseño y la ingeniería muchas personas pueden tener una vida independiente y autosuficiente, lo cual nos hace libres a los humanos y considero un derecho incuestionable, sea cual sea la naturaleza de su necesidad.

Discapacidad y calidad de vida en la arquitectura. 
En cuanto a cómo de desarrollado está todo lo que rodea a una discapacidad física desde la visión de la arquitectura, podría decirse que en los últimos años se ha avanzado bastante en la eliminación de las barreras arquitectónicas. No obstante, aún queda un largo camino para la total concienciación y más aún para que nuestro entorno se adapte por completo, para que personas con cualquier tipo de necesidad puedan desplazarse sin ningún problema por suelo urbano. Esto abarca desde la accesibilidad al transporte público hasta la creación de rampas en las aceras.

sophie.portadaSi giramos la vista hacia el tema de la vivienda, encontramos que es aquí donde la inclusión flaquea bastante, ya que tanto si naces con una minusvalía o la adquieres con el tiempo o de manera repentina, tendrás que hacer grandes cambios en ella: adaptándola en cuanto a alturas del mobiliario o muebles que se desdoblen y acerquen con una simple palanca, domótica para facilitar las tareas del hogar, como subir o bajar persianas, acceso fácil y seguro a los sanitarios, elevadores que suben y bajan las escaleras, etc. Aunque hay mucho camino hecho y muchas facilidades, hay que decir que por desgracia nada de esto es barato, es por ello que tenemos que resolver dos cuestiones obligatorias en esta materia: ¿cuándo facilitar este tipo de viviendas o adaptaciones será un derecho asequible a cualquier bolsillo?, ¿deberíamos plantearnos construir las viviendas directamente adaptadas? Creo que es un debate interesante al que arquitectos e ingenieros tendrán que enfrentarse en un futuro cercano.

Diseño universal.
Afortunadamente, el mercado en torno a los productos para personas impedidas se está ampliando, y hay grandes ideas que mejoran y facilitan tareas del día a día. Cualquier diseñador industrial sabe que su proyecto debe cumplir tres reglas irrefutables: debe ser práctico, estético y ergonómico, ya sea para personas con o sin discapacidad, pero ¿podríamos plantearnos el diseñar sin excluir a ningún tipo de consumidor?, la respuesta es un rotundo SI. Hacer un diseño universal de nuestro producto nos abriría mercado y nos daría la oportunidad de expandirlo con mayor facilidad. Cuanto más estandarizado está un producto, a mayor población llega, más barato es de producir, más se estudia y se mejora. Por ello, no es nada descabellado abrir un poco más nuestra mente productiva y creativa para así llegar a desarrollar un diseño sin exclusiones que esté adaptado para todos. Este proyecto de diseño inclusivo debería ir intrínseco en las propias entrañas del proceso creativo, justo en el momento en el que nace la idea y se desarrolla, abriendo mercado y derribando fronteras hacia la globalización de dicho producto.

Diseño industrial para la calidad de vida.
Aunque el diseño inclusivo es una teoría innegable, no siempre cumple una de esas tres premisas básicas de las que hablábamos antes. A veces, ese diseño no es práctico ni se adecua a quien va dirigido, por ello, existe un diseño cualificado que busca unas necesidades específicas según su beneficiario: una persona con una lesión temporal no requiere de los mismos menesteres que otra con una permanente.

Para estos usuarios que necesitan una mayor independencia justo porque están más impedidos, se han hecho avances asombrosos, algunos muy simples y otros increíbles, que parecen sacados de los libros de Isaac Asimov. Me gustaría estudiar algunos diseños que he considerado básicos a la par que obras de ingeniería, ideas brillantes que vislumbran un futuro esperanzador para muchas personas.

“La peor discapacidad no es la física sino la del espíritu” -Stephen Hawking

sophie2Los dos primeros, aunque similares, tienen matices que los diferencian, son enormemente revolucionarios y además son “made in Spain”. El primer proyecto está desarrollado en la Universidad Carlos III de Madrid, una idea innovadora que podría dar la vuelta al mundo de muchas personas con visibilidad reducida. Se trata de unas gafas que, mediante unos sensores, captan la luminosidad y hacen que cambien el color del cristal mediante una carga eléctrica haciendo que personas con
retinopatías puedan ver mejor. Dedicado también a la discapacidad visual, Quality Objets nos trae las gafas Retriever, basadas en una tecnología totalmente diferente al anterior diseño. Están equipadas con realidad aumentada y sensores que se comunican con el discapacitado mediante información sonora y le previene de obstáculos, compenetrándose con el GPS del teléfono móvil pudiendo optar a itinerarios guiados. Otra maravilla del diseño industrial viene de la mano de Yanko Design, se llama “Flip Flop Mouse” y da un gran paso hacia la autonomía de personas con problemas en los miembros superiores. Se trata de un ratón inalámbrico que se adapta de manera ergonómica al pie, siendo el dedo gordo el que clicka sobre el botón izquierdo y el segundo dedo el que lo hace sobre el botón derecho, desde luego, toda una revolución en cuanto al aumento de autonomía para el individuo.

sophie

Por último, pero no por ello peor, el artículo más usado y extendido para personas con una movilidad reducida, ambivalente para personas en una situación temporal o permanente, para aquellos que sufren enfermedades, problemas de locomoción o movilidad, lesiones, etc. Hablamos de la silla de ruedas, hay cientos de modelos y cada vez son más ergonómicas, más ligeras y resistentes, las hay especiales para niños y con diseños increíbles, aunque esta que os voy a presentar me ha llamado la atención especialmente, ya que viene desde el MIT (Massachusetts Institute of Technology). La “Leveraged Freedom Chair” fue creada en 2008, con un diseño más ergonómico, simple, de fácil reparación, práctica, barata y por supuesto más funcional, ya que esta silla es todo terreno y un 80% más rápida, pero lo más increíble es que está especialmente concebida para países pobres o en vías de desarrollo que se encuentran en zonas rurales.

Esta es una ínfima parte de los miles de productos diseñados para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad física, pero hay todo un mercado por desarrollar e investigar, apasionante y comprometido, donde la ingeniería y el diseño trabajan codo con codo para sacar el mejor partido a las mejores ideas, para crear poco a poco un mundo más accesible a todo tipo de personas y eliminar las barreras y la exclusión social.

Contacta con Sophie vía twitter

Diseño y calidad de vida: un enfoque hacia el diseño para la discapacidad
Ayudanos a mejorar. Dinos que te ha parecido este artículo. Desliza la barra inferior para indicarnos la puntuación que crees merece el autor con la redacción de éste artículo. ¡Gracias por participar!
7.6Nota Final
Puntaje De Lectores: (12 Votos)
7.6

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.