RAFA JUAN2

Juan Gasca, ampliamente formado en el mundo del diseño e inmerso en el mundo del emprendimiento y los negocios presenta experiencia como consultor estratégico. Su talento de “hombre pegamento” le supone la capacidad de replantear el statu quo y encontrar nuevas vías de acción. Con gran know-how en Design Thinking, Lean y Business Design, es formador y mentor en diversas escuelas de negocios e instituciones de primer nivel. 

Rafael Zaragozá, se define como un pensador utópico al que le encanta arremangarse y ponerse manos a la obra sea cual sea el desafío a afrontar. Formado como Diseñador Industrial, su verdadera pasión esta en el conocimiento de la Persona y la hibridación de conceptos, así como la ejecución y el rápido prototipado para un testeo real con el usuario con objeto de alcanzar una innovación real.

Ambos, representantes de Thinkers Co, nos hablarán de como estamos inmersos en la transición del entorno analógico al entorno virtual.

 

En un contexto complejo como el actual, con demasiada información que tratar y digerir, unido a una situación de incertidumbre, las compañías comienzan a buscar soluciones y metodologías que les doten de capacidad de afrontar con éxitos los procesos de innovación. En este contexto desafiante, llevamos mucho tiempo oyendo hablar de las bonanzas del DesignThinking (DT) o Pensamiento de Diseño,  una disciplina que pretende aplicar el proceso de diseño como enfoque holístico para la resolución de problemas. Su principal arma es que se presenta como una herramienta válida (que no exclusiva, ni excluyente) para desarrollar soluciones alcanzando puntos óptimos para la toma de decisiones. Uniendo el pensamiento racional y lógico con la intuición, aparece un marco de trabajo que va más allá del pensamiento deductivo tradicional (soluciones válidas a escoger) y explora el pensamiento abductivo (soluciones a explorar, no descubiertas o planteadas previamente).

aaa

Además, el diseño como disciplina se encuentra en revisión, evolución y adaptación, además en auge: hoy ya no diseñamos producto, diseñamos experiencias, negocios, servicios… como apoyo a otros profesionales. En líneas generales se trata de un enfoque práctico basado en enfrentar los desafíos de gestión, de desarrollo de negocio, de desarrollo de servicios… desde la misma perspectiva y sistemática con la que un diseñador se enfrenta y resuelve proyectos. Por ello, es importante entender el diseño como el proceso de proyectar, y no meramente como la definición de la belleza y la funcionalidad.Steve Jobs lo define en su frase “Design is not just what it looks like and feels like. Design is how it works“ (Diseño no es solo cómo parecen y se sienten las cosas. Diseño es cómo funcionan).

“Capacidad de proyectar”, algo que habíamos olvidado en pro de la idea y el resultado final, hibridada con otras disciplinas, algo que pudiendo parecer llamativamente nuevo, no deja de ser sin embargo anecdótico. De hecho, ya a mediados del siglo XX, Charles Eames, uno de los iconos del diseño de mobiliario de la historia,  definió los límites del diseño como los límites de los problemas (“The boundaries of design are the limits of the problems.” )

Sin embargo, en este nuevo contexto, ¿Dónde se encuentra el rol del diseñador? ¿Qué nuevos retos debe acometer? Principalmente uno: su ego. En los últimos años el diseño se ha orientado demasiado en el QUÉ de las soluciones, primando la parte artística y la finalidad del proceso. Las ideas materializadas en productos, grafismos… se han juzgado por la calidad del resultado, enardeciendo la figura del diseñador como ente creador individual responsable de ese resultado. Como mucho, en ocasiones se habla de estudios o equipos de diseño… si bien sus armas se quedan escasas en este nuevo Diseño. Un diseño donde la técnica, los negocios, el entorno digital nos quedan cercanos pero lejanos a la vez y donde la “cocreacion”, entendida como la colaboración interdisciplinar en pro de la consecución de un fin u objetivo compartido por un grupo de personas diversas, es la única vía posible. Informáticos, “business man”, cocineros… unidos,  donde el diseñador y sus capacidades se diluyen, a la par que se constituyen como un ente humanista y catalizador principal del desarrollo empresarial. Una sola premisa para alcanzar tal fin, abrir la mente y escuchar, estar dispuesto a llegar más allá de donde nunca se ha llegado, a la par que introducir a nuevos agentes en una filosofía de trabajo y modelo de pensamiento maduro. Ello conlleva alejarnos de ese lugar principal, donde nuestro ego se llena en base a nuestros éxitos y reconocimientos a nombre y título personal, para diluirnos en un equipo más potente donde liderar es nuestro fin.

Prototipo Visual  “A LIFE with Future Computing.FUJITSU”. Proyecto Social Coin.

Prototipo Visual “A LIFE with Future Computing.FUJITSU”. Proyecto Social Coin.

Crear valor es lo que importa, tener una idea y poder llevarla a cabo hasta el final, con una premisa importante en el camino: nuestro usuario. Con este contexto el Design Thinking puede utilizarse para resolver un amplio abanico de problemas y ámbitos, tan distantes entre sí como son el desarrollo de productos o servicios, el diseño de modelos de negocio o la definición de programas de ayuda social.

Lo fundamental es que, más allá de herramientas concretas o procesos, se trata de una forma de trabajo, una actitud y mentalidad que llevamos enraizadas por nuestra actividad creativa del día a día. Un “mindset” que se aplica hoy cuando la gestión y modelos tradicionales no dan más de sí, y buscamos planteamientos que se salgan de los límites establecidos. Su vinculación con diferentes ámbitos está desarrollando una integración espontánea y natural que está desembocando en disciplinas con entidad propia tales como Business Design o Service Design, diseño de negocios o diseño de servicios respectivamente, ya citados anteriormente, muestra de su potencial en abordar los intangibles de hoy en las compañías.

ccc

Cómo se lleva a la práctica:

Quizás el punto más crítico en cuestión del Design Thinking es su puesta en práctica. Si realizamos una búsqueda en Google podemos encontrar diversas modelizaciones y procesos, desde el principal y más extendido desarrollado por Standford, a los definidos por empresas privadas. De hecho, nosotros definimos el nuestro hace un tiempo, enmarcado en nuestro libro Designpediawww.designpedia.info. El problema es que básicamente definen unos marcos de trabajo unidos a unas herramientas ampliamente extendidas, pero generalmente se entienden como la panacea universal, dogmatizando sobre su utilización y puesta en marcha.

ddd

Entendida la idiosincrasia de su aplicación, más allá de la búsqueda de un proceso de trabajo legítimo y su definición o aplicación exhaustiva, sí podemos decir que existe un “proceso de diseño” básico común y subyacente a las diversas modelizaciones actuales del Design Thinking. En el año 2005 el British Design Council, máxima entidad de difusión del diseño en Reino Unido, a partir de un estudio de investigación, realizado en empresas de primer nivel, definió un simple gráfico: los dos diamantes.

eee

Dividido en cuatro fases distintas, “descubrir, definir, desarrollar y ejecutar”, asigna las diversas etapas divergentes y convergentes del proceso de diseño, mostrando los diferentes modos de pensar que los diseñadores utilizan en un proceso estándar.

Es necesario que cada persona, empresa o entidad interiorice el DT y proceda a definir una adecuación del mismo para su contexto, a la par que dejar espacios abiertos para su adecuación a la necesidad de cada proyecto en concreto. Es en este marco donde emerge la definición del diseñador de hoy, catalizador de la innovación: un hombre pegamento aglutinante de capacidades y posibilidades.

Como dije anteriormente, el proceso creativo ya no es cuestión de crear uno mismo, sino de colaborar, y es el diseñador el primero que debe entenderlo y, en consecuencia, asimilarlo para maximizar su potencial.

Case Studies Design Thinking

http://www.designcouncil.org.uk/Case-studies/FeONIC/

http://www.designcouncil.org.uk/Case-studies/Northern-Way-worklessness-pilot/

http://www.designcouncil.org.uk/Case-studies/Arcam/

http://www.ibscdc.org/Case_Studies/Marketing/Marketing%20Strategies/MM0025.htm

thinkers_n3      facebookDob (1)

El diseño como catalizador de la innovación: del ego de la creación a la colaboración
¡No olvides valorar este artículo!
0Nota Final
Puntaje De Lectores: (2 Votos)
9.2

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.