natalia-aguado-proyecta56

Natalia Aguado

En este momento, Aguado se encuentra terminando sus estudios de diseño de producto en la Escuela de Diseño de la Rioja y es finalista de la convocatoria “Electrolux Design Lab 2013” gracias a su idea de electrodoméstico del futuro.

“Cuando era pequeña y los móviles eran cosas de ejecutivos, solía hacer artilugios para conectarme con Alicia (la vecina del tercero), tenían nombres como “El timbre” que unía una cuerdita a su balcón y un  celo pegado a una caja la cual abrías y sonaban unos grillos, entonces solo bastaba con que tirase de la cuerda e hiciese sonar los grillos para así, ir corriendo al balcón. Al mismo tiempo que eso pasó por mi vida el “cogotículo, manzanículo”… que eran sistemas de llamar a la puerta.” cita Natalia Aguado. De ahí nació su afición de crear cosas que faciliten la vida de las personas o simplemente que les saquen una sonrisa. De ahí nació Órbita.

Órbita, que empezó siendo un trabajo de  clase, fue, por  unos meses, el desarrollo de lo que sería la llave de acceso al mundo del diseño fuera del ámbito universitario, un pequeño acceso a las webs de todo el mundo.

Se trata de un concepto de electrodoméstico futurista presentado al concurso Electrolux  Design Lab 2013, en el cual se establecen tres premisas diferentes: aire limpio, limpieza sin esfuerzo, y cocina social. Las propuestas presentadas compiten por el puesto del electrodoméstico del futuro a través de varias fases de eliminación.

Órbita es un aparato que se ocupará de mantener la casa limpia aprovechando la energía que nuestro cuerpo genera en acciones habituales, como ir al trabajo, ir de compras, hacer deporte o sencillamente disfrutar con los nuestros. De esta forma podemos pasar más tiempo de ocio restándoselo a las tareas de limpieza.

energia-f

Órbita y las personas

Lo que quiero remarcar con órbita son las relaciones entre aparato y usuario, ya que en cierta manera órbita se preocupa de que nos mantengamos activos sean cuales sean nuestras posibilidades o nivel de movilidad. Por eso propongo esa forma tan especial de encendido y apagado, que supone el saludar al aparato de la misma forma que lo haríamos con una persona, por ejemplo con: Hi órbita!, Vamos órbita!… y despedirnos con un simple: Gracias órbita!, Buen trabajo órbita!.

De esta forma podemos hacer de órbita una “mascota” que, además de limpiar, nos haga respetar a lo que nos rodea y, en cierto modo, hacernos compañía. En este sentido, podría ser de gran ayuda para las personas mayores, o personas con niños y que sean ellos quienes saluden y den las gracias a la máquina y que bailen, jueguen y disfruten viendo su nivel de energía, transformándose en una gran ayuda para los padres, y además supondría para el niño empezar a colaborar en las tareas del hogar, sólo que de una manera muy especial.

También resulta muy indicado para personas alérgicas puesto que las partículas, que entran por las puertas y ventanas, caen al suelo produciéndoles malestar en el propio hogar. Con órbita podemos olvidarnos de ello reduciendo considerablemente así todas las partículas dañinas para nosotros antes de entrar en casa.

Pero lo que queremos realmente con órbita es disfrutar de la vida, de los nuestros, y de las cosas que realmente nos gustan.

LEVELS

Órbita y tecnología.

La idea descrita anteriormente es un concepto, una suposición de cómo podría funcionar, de cómo podría hacerse realidad. Recordemos que estamos intentando definir como podría ser el electrodoméstico del futuro y que posiblemente muchos de los materiales que órbita necesite aún no se han inventado.

Mientras tanto, el motor funcionará con la energía acumulada en la batería, que estará cargada gracias a nuestro movimiento. Para ello dispondremos de una APP en nuestro dispositivo móvil.

Su forma de limpieza consistirá, una vez puesto en funcionamiento, en ir aerodeslizándose. Esto lo conseguiremos gracias a una película de aire entre el aparato y el suelo creada por unos ventiladores movidos y dirigidos por unos sensores de proximidad que serán los que muevan  el aparato buscando las partículas de polvo mediante una luz de espectro visible, con un software ajustado para detectar cuerpos menores a 4 mm. de diámetro mediante análisis de sombra arrojada.

Se empleará la propia fuerza  de succión del dispositivo para compactar el material aspirado.

Para superar un obstáculo del tamaño de una alfombra, bastará con cargar algo más de aire para así poder superar esa mínima altura.

En el momento que se llene el depósito de las partículas, entrará en acción el sistema de sensores de llenado, que se encargará de depositar una pequeña cantidad de aglutinante de almidón suficiente para facilitar el formado de la pastilla desechable. Siempre sabremos en qué momento hay que sacar la pastilla ya que cambiará de color la carcasa del depósito en cuestión, además de aparecer un icono en pantalla.

PASO-4-FULL

Los materiales son:

Para la carcasa y compartimentos el grafeno o nanotubos, por sus características ultraligeras y ultrarresistentes.

Las baterías serán de menor tamaño y de gran capacidad. Utilizaremos también el grafeno como material.

La luz nos la darán unos leds al ser más eficientes y ligeros. Necesitará menos energía. Irán protegidos por grafeno para mayor durabilidad de estos, ya que están en la parte inferior del aparato.

Este concepto puede que se quede en idea con el paso de los años, o tal vez será un camino  que nos ayude a entender el futuro de los electrodomésticos. Cada vez, haciendo la tarea de recoger la casa, algo más sencillo y eficaz adaptándose al tiempo y a las nuevas tecnologías, permitiéndonos así disfrutar más de la vida y de los nuestros.

rojo

design-lab.proyecta56

El futuro de los electrodomésticos
¿Te ha gustado este artículo? ¡Pues no olvides votar a Natalia Aguado!
0Nota Final
Puntaje De Lectores: (0 Votos)
0.0

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.