tory.de.gatear.a.caminar.numero6.autor.proyecta56.lalechuza

Autor: La Lechuza

La lechuza es un estudio de diseño de reciente creación formado en Extremadura, constituido por Juan Manuel Rodríguez y Ricardo Bartolomé, estudiantes de ingeniería en diseño industrial y desarrollo de producto, e Iván Rodríguez, ilustrador y estudiante de diseño gráfico.
En su trayectoria profesional, han formado parte de empresas importantes en el ámbito del diseño y la comunicación, tales como Reinadecorazones y el Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida.
El proyecto surge de su ilusión por dedicarse a su pasión, el diseño.
Un estudio multidisciplinar en el que las herramientas de las distintas especialidades pueden complementarse para ofrecer un producto más completo y eficaz al usuario. “El diseño es el motor económico y el factor diferenciador necesario para la mejora de la competitividad empresarial”. La lechuza ofrece soluciones integrales tanto en el campo de la comunicación y la imagen, como en el desarrollo y optimización de productos, procesos y servicios.

 

 

Alguna vez te has parado a pensar, ¿cuánto vas evolucionar de aquí a unos meses? Y sobre todo, ¿qué hace falta para dar un giro en tu vida? Ésta y otras muchas preguntas pueden pasar por tu cabeza a diario convirtiéndose en una triste rutina. Por ello, te contaremos algo. No esperes una clase de autoayuda, ni siquiera una respuesta a tus preguntas. No busques una solución rápida, ni tampoco una vía de escape a tus problemas. Solo lee, observa una experiencia cualquiera, una simple opinión más, quizá entonces nuestra historia te valga de algo.

-¡Psst!, ¿has visto este concurso? Si nos presentamos tenemos posibilidades… -
Parece extraño como una simple pregunta puede cambiar tu forma de ver las cosas hasta convertirse en el principio de algo. En el verano de 2014 aparece un concurso con grandes posibilidades. La empresa Chicco, publica el concurso “Ride on, baby”. Para esa fecha, teníamos la necesidad de probarnos y la duda de cómo funcionar como equipo, algo que no habíamos hecho hasta entonces. Decidimos centrarnos en este concurso de forma que consideramos a Chicco nuestro primer cliente. El concurso tenía un briefing muy bien detallado y conciso. Chicco dejaba muy claro qué era lo que buscaba. La marca quería explorar nuevas soluciones de correpasillos, conceptos innovadores e imaginativos que pudieran considerarse el correpasillos del siglo XXI. Así fue como nació Tory.

tory.la.lechuza.para.proyecta56

Analizamos cómo podíamos llegar emocionalmente al consumidor del producto. La respuesta fue sencilla, nos basamos en juegos clásicos como el Origami o el Tangram.
Tory es un concepto de correpasillos evolutivo, formado a partir de cuatro tipos de piezas principales y unos elementos de unión, los cuales, variando de forma imaginativa sus posiciones, permitía obtener diversos juguetes con diferentes funcionalidades.
Un correpasillos suele estar diseñado para niños entre 1 y 3 años, es un rango de edad muy importante en el desarrollo de los mismos, pero es a partir de los 3 años de edad cuando los niños comienzan a interactuar de forma distinta con el juguete, empiezan a explorar otras opciones de juego, y nuestro concepto les ofrecía esa posibilidad. Tory era un concepto que además de permitir desarrollar las habilidades motrices del niño, ayudaba también al desarrollo de sus capacidades racionales. Creíamos tener posibilidades.

Desarrollamos la idea a través de unos renders simples y muy visuales. Presentamos el proyecto y Tory resultó ser el primer premio del concurso “¡Ride on baby!”, el primer reconocimiento que obteníamos como equipo. Este hecho supuso un gran empujón emocional para terminar de dar forma a “La lechuza”, aquella idea con la que mucho antes habíamos soñado. Decidimos dar el salto, 2015 era el momento, y aunque fue una decisión arriesgada pero a la vez muy motivadora debido a la situación del mercado actual, “La lechuza” tomó forma.
Los estudiantes no son conscientes de las barreras que un estudio de diseño puede encontrarse. Hay que tener en cuenta que Extremadura se posiciona con el menor número de empresas per cápita, en las que tan solo el 22,5% apuesta por la innovación y el diseño. Es un camino difícil, sí, pero hoy en día lo tomamos como un reto lleno de posibilidades. Sabemos que tenemos que apostar por ser, junto a compañeros de profesión y de otras disciplinas, los precursores del diseño en Extremadura, y este aspecto puede dar mucho vértigo.

Los estudiantes de diseño (en cualquiera de sus vertientes) o nuevos profesionales que se enfrentan a la búsqueda de empleo o emprendimiento, se encuentran con un panorama no muy alentador. En nuestro caso, hemos sentido la necesidad de movernos, de generar proyectos, de crear ideas, en definitiva, de dedicarnos a nuestra pasión. Es por ello que decidimos formar un equipo multidisciplinar, en el que cada uno pueda aportar sus inquietudes, aptitudes y conocimientos adquiridos en su rama, y así, ofrecer un producto final más competente como un servicio integral para el cliente.

2_PROYECTO

En ese punto, vemos que nuestra forma de pensar ha cambiado, nuestras prioridades y objetivos son diferentes a aquellos que teníamos anteriormente. Sin embargo, ¿a qué se debe? Consideramos que Tory no fue solo un proyecto basado en la búsqueda de soluciones para participar en un concurso, se trataba de un proyecto que nos había aportado de forma complementaria un crecimiento personal y profesional. El hábito de trabajar en un campo nos ayuda a ser mejores y más competitivos con la realidad del mercado laboral. Por ello, Tory ha servido para mejorar nuestras capacidades del mismo modo que el producto desarrolla las facultades racionales, creativas y motrices del niño.

En función de su uso, Tory estimulaba una autosuficiencia cognitiva, un desarrollo esencial para el razonamiento a través de la creatividad. El producto enseñaba a los más pequeños a razonar, activando las facultades creativas y desarrollando su capacidad motriz convirtiéndose en un producto muy válido para su crecimiento. Sabiendo que la finalidad del producto era esencial para el aprendizaje del niño, nos percatamos de que para nosotros ese proyecto había sido al mismo tiempo esencial para nuestra formación.
A rasgos generales, el desarrollo de las capacidades que un producto ofrece, es proporcional a la experiencia que el propio diseñador adquiere a la hora de desarrollarlo.

“Todo proyecto nos hace crecer, nos nutre y nos enseña”

Tory ha supuesto un punto de inflexión en nuestra forma de ver las cosas. Nos ha hecho crecer personal y profesionalmente, obteniendo esa experiencia inicial que muchos jóvenes carecen a la hora de comenzar una aventura profesional. Pero, al mismo tiempo, no solo nos ha dado la oportunidad de ganar experiencia y reconocimiento, sino que nos ha permitido dar el primer paso en el ámbito profesional y defender aquello en lo que creemos.

De este modo, Tory se convierte en un mero ejemplo de que no hay mejor aprendizaje que el que nosotros mismos creamos. Una enseñanza que no se aprende en los libros.

“No hay mejor aprendizaje que el que nosotros mismos creamos”

3_AUTOR

LA-LECHUZA-PARA-PROYECTA-56

 

Tory, de gatear a caminar
¡No olvides dejar tu comentario, y valorar el artículo!
0Nota Final
Puntaje De Lectores: (0 Votos)
0.0

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.