El residuo cero no existe por lo que el reciclaje de los residuos generados es el mejor camino a seguir para evitar su eliminación en incineradoras o vertederos. Los productos reciclados juegan un papel muy importante en el cierre del ciclo de los materiales al mismo tiempo que permiten comunicar de forma clara que es posible hacer productos atractivos, de calidad y a buen precio a partir de unos materiales que hasta ahora no tenían uso y se enterraban o quemaban. El objetivo del reciclaje está claro: transformar lo que unos tiran en productos comercialmente viables y que sea el propio mercado el que impulse el reciclaje.

Al mismo tiempo, la transformación de residuos en productos con valor añadido destinados a diferentes sectores es una oportunidad tanto para los gestores de residuos que los recogen como para la industria que puede innovar con sus tecnologías y con nuevas materias primas, y ambos, de forma conjunta pueden contribuir a cerrar el ciclo de los materiales. Proyectos de I+D+I en los que intervienen agentes diversos: el generador del residuo, el recuperador que lo transforma y acondiciona, la industria que lo emplea como materia prima, el diseñador del nuevo producto y el potencial usuario, ayudan a realizar esta revolución silenciosa en la que viejos residuos se transforman en nuevos productos. Un buen trabajo de todos estos actores permite asegurar que el producto reciclado podrá competir en el mercado y cumplirá con las necesidades de los potenciales consumidores.

En principio, no existe el residuo que no se pueda reciclar aunque cada caso debe ser estudiado uno a uno; la clave está en que el producto fabricado a partir de residuos tenga mercado. Sin embargo, es posible que se disponga de un residuo de excelente calidad pero que la tecnología no esté preparada para tratarlo, o que si bien puede ser tratado, el producto obtenido no sea competitivo en el mercado. No todas serán historias de éxito pero muchas sí. Otro aspecto importante a tener en cuenta para mejorar la competitividad de los productos reciclados es la proximidad geográfica: dentro de lo posible es recomendable que los residuos generados en el territorio sean transformados en productos reciclados por industrias locales, hecho que permite reducir costes e impacto ambiental.

El mercado de los productos reciclados es muy joven y las barreras más importantes que obstaculizan su desarrollo son el desconocimiento, la falta de confianza y la inercia del mercado frente al cambio. Las certificaciones ambientales de productos ayudan a romper estas barreras; ejemplos de ellas son el Ángel Azul alemán, el cisne blanco escandinavo o el Distintivo de Garantía de Calidad Ambiental de Cataluña. La llamada compra verde en las administraciones y las grandes empresas comienza a impulsar el consumo de productos reciclados, especialmente de los que disponen de ecoetiquetas que demuestren su bondad ambiental.

Los próximos años serán decisivos para el desarrollo del mercado de los productos reciclados y éste dependerá en gran medida de la capacidad de la industria para ofrecer productos reciclados que puedan competir con los productos convencionales en diseño, prestaciones, calidad y precio.

ZICLA trabaja para evitar que miles de toneladas de residuos de la industria acaben en incineradoras o vertederos, para ayudar a las empresas generadoras a encontrar aplicaciones viables para sus residuos, y para reducir sus costes de gestión y cumplir con sus objetivos medioambientales. En los últimos años, ZICLA ha trabajado en esta línea y los proyectos en los que los residuos se han transformado en productos o en combustibles para hornos industriales, son numerosos. Sólo en el campo de los residuos de cables eléctricos empleados en la fabricación de separadores de carril bici y plataformas para la mejora de la accesibilidad a los autobuses, ZICLA ha desviado más de 500 toneladas de este residuo de los vertederos.
Algunos casos de éxito de ZICLA en la transformación de residuos en productos que están en el mercado son los siguientes:

Reciclaje de residuos de cables eléctricos

El reciclaje de los cables eléctricos permite la recuperación de cobre, un metal valioso, pero genera un residuo, los recubrimientos plásticos compuestos básicamente por PVC contaminado con pequeñas fracciones de PE y EPDM, que invalidan su reciclaje en la industria del PVC. El desafío de ZICLA fue conseguir que dicho residuo pudiera grancearse y posteriormente inyectarse correctamente en moldes diversos. Por otro lado, este residuo poseía excelentes cualidades para fabricar productos duraderos que tuvieran que estar a la intemperie, hecho que lo hacía especialmente indicado para su uso en la fabricación de elementos para tráfico. De esta manera, el residuo de cable eléctrico se transformó en la materia prima ideal para la fabricación de separadores de carril bici y plataformas para la mejora de la accesibilidad a los autobuses.

Reciclaje de residuos de moqueta

La mayor parte de los residuos de moqueta de ferias acaban en los vertederos. ZICLA desarrolló una línea de tableros rígidos destinados a la fabricación de felpudos y biombos con este residuo mediante un sencillo proceso: clasificación, trituración, mezclado con una pequeña cantidad de resina y procesado en una prensa de platos calientes.

Reciclaje de residuos de polietileno reticulado

Los residuos de polietileno reticulado procedentes de la fabricación de colchonetas de camping y churros para piscinas son un material con excelentes propiedades hidrófugas. Con él, ZICLA desarrolló una línea de mantas drenantes flexibles y el proceso industrial se basó en la trituración del residuo, la aglomeración con una pequeña cantidad de resina y el posterior procesado en una prensa de platos calientes para obtener bloques que se laminaban según el espesor deseado.

Reciclaje de residuos de polipropileno y rafia

Los residuos de big bags procedentes de diferentes sectores – construcción, alimentación, etc. – están formados por una mezcla de materiales – polipropileno y rafia – que difícilmente se pueden separar, lo que hace complejo su reciclaje. Al igual que en otros casos, el proyecto se basó en la identificación de la tecnología de valorización más apta, en este caso, trituración de los sacos, fusión del triturado mediante calor y prensado posterior para obtener tableros.

Reciclaje de envases de residuos de Tetrabrick

El residuo de Tetrabrick está integrado por tres materiales distintos: celulosa, aluminio y polietileno, lo que hace que sea un residuo difícil de reciclar. Sin embargo, la industria del papel, ávida por encontrar fuentes de celulosa, ha desarrollado un proceso que permite recuperarla a partir de este residuo pero generando a su vez un nuevo residuo, una mezcla de polietileno y aluminio. La separación del polietileno y el aluminio es inviable por lo que ZICLA ha trabajado en el reciclaje de esta mezcla mediante un proceso de aglomeración para la obtención de una granza apta para ser inyectada en forma de productos muy diversos: pavimentos, revestimientos, etc. Esta granza puede colorearse también y se le pueden añadir aditivos que mejoren su comportamiento a la intemperie.

Reciclaje de residuos de neumáticos y de residuos de la industria de la piel

ZICLA ha trabajado también en proyectos financiados por la UE para el reciclaje de residuos diversos. Un ejemplo de ellos ha sido el proyecto GREENRUBBER finalizado en 2013 cuyo objetivo ha sido el desarrollo de un copolímero inyectable elaborado con polipropileno y el residuo de polvo de caucho procedente de neumáticos fuera de uso obtenido con la tecnología de chorro de agua. Actualmente ZICLA trabaja en el proyecto TAIMEE cuyo objetivo es el desarrollo de una línea de placas con propiedades aislantes térmicas y acústicas a partir de residuos de la industria se la piel.

Conclusiones

Existe toda una multitud de residuos cuyo potencial de reciclaje es elevado y sólo es necesario estudiar su viabilidad técnica y económica en cada caso: la transformación del residuo en una materia prima, la tecnología más apropiada y el diseño. Los casos presentados en este artículo así lo indican, y ellos representan sólo una pequeña muestra de un mundo de posibilidades que se abre para los gestores de residuos, los diseñadores y la industria.

Viejos residuos, nuevos materiales
0Nota Final
Puntaje De Lectores: (0 Votos)
0.0

Alfredo Almaceda