Autor: Eleazar Florido

Autor: Eleazar Florido. Procad estudio

Eleazar Florido, apasionado de su trabajo y Diseñador Industrial en activo desde hace 6 años posee experiencia diseñando toda clase de objetos industriales, desde botelleros RFID para vino, hasta puestos de información y carcasas para maquinaria industrial. En la actualidad se encuentra volcado en su propio proyecto, PROCAD Estudio, ofreciendo servicios de Ingeniería y formación en SolidWorks (Únicos cursos en andalucía con certificación oficial). 

“Me enorgullece poder decir que gracias a ROTOR, diseñamos y fabricamos productos para bicicletas de competición con lo que no solo trabajamos como departamento externo de I+D+I para una de las empresas españolas más internacionales y con mejor crecimiento a día de hoy, si no que he podido aunar mis dos grandes pasiones: el diseño y el deporte”.

Eleazar Florido, nos expresará su opinión acerca de lo lejos que está la figura del diseñador industrial que uno tiene al terminar la carrera y de su importancia dentro de la empresa o industria, de la dimensión que realmente adquiere el diseñador industrial cuando se convierte en un verdadero profesional y la amplia gama de conocimientos que ha de adquirir así como la importancia relativa entre estos conocimientos que, por lo general, se adquieren durante la post-formación y el trabajo y no en la educación reglada.

Me llamo Eleazar, soy Ingeniero de Producto desde 2008 y gerente de PROCAD Estudio. “Groucho Marx” se disculpaba al llamarte caballero, por no conocerte lo suficiente como para asegurarlo; yo hago lo mismo cuando me dirijo a un diseñador; así que… disculpa si te llamo diseñador industrial, pero no te conozco lo suficiente como para estar seguro de que lo seas.

Hechas ya las presentaciones y por salir de dudas, tres simples preguntas:

a) ¿Qué tipo de elemento regula la DIN 912?

b) ¿Qué es un “DATUM” en ingeniería?

c) ¿Cuál es el espesor de nervio en piezas de plástico para evitar rechupes?

 

Digo esto y en este tono, lo digo desafiante, ya que llevo detectando desde que salí de la carrera, algo que me enerva de sobremanera; y es que mis compañeros defienden con beligerancia lo poco valorado que estamos, lo parecida a otras carreras técnicas que es nuestra formación y lo injusto que resulta que no tengamos ni firma ni haya trabajo para nosotros.

Pues quizás te incomode lo que te voy a preguntar y cómo voy a hacerlo, pero… Y tu ¿Sabes diseñar? No te ofendas, no es nada personal ya te decía al principio que solo trato de conocerte, pero si te ha molestado lo que he dicho en el párrafo anterior y mi postura al respecto, entonces este artículo va dirigido a ti… Por favor, supera la tentación de pasar de página y mantengamos un pequeño diálogo unidireccional.

En primer lugar: -¡ME TOMAS EL PELO!- Pierdes el tiempo en luchar por algo que no hace falta tener para diseñar productos, ni moldes, ni carrocerías de coches, ni tan siquiera para componentes aeronáuticos… Sí, me estoy refiriendo a tu preciada firma, la que yo no poseo y sin la que no he dejado de trabajar como diseñador industrial.
En segundo lugar: -¡ESPABILA!- Sabes perfectamente que eres ingeniero, no eres filósofo ni filólogo. Tu ciencia no está muerta, está viva ¿De verdad crees que con la formación universitaria es suficiente?. -¡FÓRMATE!- es más, no dejes de hacerlo nunca, especializándote en CAD, CAE, CAM, PRM, PLM, MEF, o cualquier triada de siglas que a buen seguro, hoy por hoy, no son más que eso para ti.

Por último: ¡¿CUENTO CONTIGO?! Lo digo porque realmente quiero hacerlo, me gustaría tanto como a ti que nuestra fama nos precediese, que seamos un elemento indispensable del proceso productivo, que nuestra intervención marcase la diferencia entre vender 100 productos o 1.000.000. Pero eso no se consigue con manualidades o artesanía en lugar de fabricación en serie, serigrafiando camisetas y vajillas en lugar de fabricando componentes, disfrazando un mero ejercicio de
“reciclaje” de “diseño sostenible” y tantas otras cosas que veo a diario a mano de mis estimados compañeros de profesión. En mi opinión esto solo se conseguirá si nos respetamos a nosotros mismos y no nos “prostituimos” profesionalmente hablando dejándonos seducir por profesiones igualmente dignas, pero que no requieren de la intervención de un ingeniero. Tenemos la obligación de aceptar el exigente y complejo reto de diseñar y fabricar productos aunque nos cueste tiempo, dinero y
esfuerzo.

Por cierto:

a) Tornillo “Allen” de cabeza cilíndrica.

b) Elementos de referencia en acotación sin los cuales no es posible definir tolerancias de fabricación

c) El espesor variará en función del plástico, pero aproximadamente dos tercios del de pared.

 

¿Quieres saber más de Procad?

Contacta con Eleazar

 

 

 

Y tú, ¿sabes diseñar?
Ayudanos a mejorar. Dinos que te ha parecido este artículo. Desliza la barra inferior para indicarnos la puntuación que crees merece el autor con la redacción de éste artículo. ¡Gracias por participar!
8.5Nota Final
Puntaje De Lectores: (1 Voto)
8.5

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.